jueves, 12 de julio de 2012

actualidad

Sé que puedo vivir unos días sin aire,pero es mejor respirar. Y así me va, la actitud no es moneda de cambio, este año te dejan a un lado y mañana te dejas querer. La salud se va dinamitando sin poder evitarlo. Y aún así esperaré por un beso en la otra mejilla y corro el velo que todo lo olvida. Siempre que pensamos nos equivocamos en lo mismo, caemos al abismo, creamos espejismos mientras morimos de sed. Esperando un milagro, esperando en vano un milagro que no llegará. Pero allá donde voy me llaman el extranjero, donde quiera que estoy el extranjero me siento. Si fuera todo más fácil, las fuerzas no se agotaran, si entendieran cuando no entiendo, y llegáramos a un acuerdo. Si quedara todo claro si no perdiéramos el tiempo y simplemente lo ganamos. Si no se repitiera siempre la historia, si de la memoria no me acordara, de lo que me acuerdo no me asustara. El radar lo ha previsto. Explosión en la sala de máquinas, el último bote tuvo suerte. Las ratas abandonan el barco que se hunde. Un día más me quedaré sentado aquí, en la penumbra de un jardín tan extraño. Cae la tarde y me olvidé otra vez, de tomar una determinación. Tal vez no existas, ante la duda un sí.

1 comentario:

Gracias por comentar, ¡vuelve cuando quieras!
Las puertas están abiertas*.

*Por eso, aunque "¡Vamos a morir todos!" no tiene que ser todavía.