martes, 8 de enero de 2008

Sobre ritos no hay nada escrito...

Vale, lo admito. Me adjudicaste el adjetivo de "ritualera", y voy a aceptarlo. A menudo las cosas han de ser de determinada manera para poder conservar todo el simbolismo intrínseco que puedan tener, ¿qué quieres que yo le haga?
En una reunión navideña, mientras discutía con mis primas y hermano sobre cómo teníamos que jugar al "Línea Directa" (próximamente en la Sección Remember) lo vi claro.
No podíamos hacer grupos de cualquier manera, habían de ser obligatoriamente los mismos que antaño.
Y de repente me abstraí y miré la escena desde el exterior y un poco desde el aire, como en los sueños o la pre-muerte. Y me vi a mí misma tan convencida de algo tan sumamente intranscendente...
Así que con esta nimiez más, junto con los miles de ejemplos que me dais, puedo admitirlo: Lo soy. Eso también.

2 comentarios:

  1. Ya te diste cuenta!! Nunca es tarde... piensa que es algo que te describe, que siempre te recordaremos por esas pequeñas cosas, igual que a otros les recuerdas porque siempre te dan la razón o por lo que sea ;-)

    ResponderEliminar
  2. Donde dije digo digo diego14 enero, 2008 13:25

    La verdad es que yo nunca jugúe al Linea Directa e incluso puedo afirmar que cuando salía el anuncio en la tele lo cambiaba por un exacerbado sentimiento de vergüenza ajena. Cosa que no pasaba con los anuncios de los playmobil.

    ResponderEliminar

Gracias por comentar, ¡vuelve cuando quieras!
Las puertas están abiertas*.

*Por eso, aunque "¡Vamos a morir todos!" no tiene que ser todavía.